Una razón | Relato

  •  Dame por lo menos una sola razón para sonreír, para estar feliz
  • Hay miles de razones
  • ¿Ah si? Pues dímelas

Y así es, me da cada una de las razones que considera que me hará feliz, o que por lo menos, me hará sacar una sonrisa – O una media sonrisa – No forzada, y efectivamente, lo logra dos o tres ocasiones, pero no pasa de ahí, no puede obtener más, y sabe que no lo logrará, sin embargo, no dejará de intentarlo, no se rendirá.

  • Joo, anda ¡Ánimo! No podrás negarme que no son buenas mis razones
  • No, no podré negarlo- Sonrío, sin poder evitarlo, pero a los pocos segundos después esa sonrisa desaparece de manera brusca
  • ¿Entonces? ¿Por qué sigues así?

Suspiro.

  •  Sabes muy bien por qué…

Se genera un gran silencio… pero no es un silencio incomodo, al contrario, es ese silencio en donde estas a gusto, aquel que realmente necesitas y el que quieres en ese preciso momento, en el adecuado.

El ser humano nunca deja de pensar, todo el tiempo lo está haciendo, sea lo que sea que esté pasando por su mente, siempre lo hace… y yo, bueno yo no puedo parar de hacerlo, ni en lo más mínimo, todo me da vuelta, esas preguntas han estado retumbando por mi mente desde aquel día.

¿Y si yo no hubiera estado ahí? ¿Qué hubiera pasado? ¿Y si en lugar de haber estado haciendo lo que hice hubiera cambiado las cosas? No sé… nunca lo sabré, porque lo que tenía que pasar, pasó en el momento preciso y no había nada que lo hubiera podido impedir…. Nada en absoluto, por más que quisiera cambiar las cosas.

Pienso en las razones que me dijo para estar feliz, por lo menos unos momentos, tal vez sean suficientes para ella… y para todos, pero para mí no lo son, puede haber miles, millones, pero nunca serán suficiente… tal vez me alegrarán un rato, o fingiré que me alegran, todas esas razones no compensan lo que he perdido, y nunca lo harán, por buenas que sean.

¿Te digo una cosa?

  •  Dame por lo menos una sola razón para sonreír, para estar feliz
  • Hay miles de razones
  • ¿Ah si? Pues dímelas

Y así es, me da cada una de las razones que considera que me hará feliz, o que por lo menos, me hará sacar una sonrisa – O una media sonrisa – No forzada, y efectivamente, lo logra dos o tres ocasiones, pero no pasa de ahí, no puede obtener más, y sabe que no lo logrará, sin embargo, no dejará de intentarlo, no se rendirá.

  • Joo, anda ¡Ánimo! No podrás negarme que no son buenas mis razones
  • No, no podré negarlo- Sonrío, sin poder evitarlo, pero a los pocos segundos después esa sonrisa desaparece de manera brusca
  • ¿Entonces? ¿Por qué sigues así?

Suspiro.

  •  Sabes muy bien por qué…

Se genera un gran silencio… pero no es un silencio incomodo, al contrario, es ese silencio en donde estas a gusto, aquel que realmente necesitas y el que quieres en ese preciso momento, en el adecuado.

El ser humano nunca deja de pensar, todo el tiempo lo está haciendo, sea lo que sea que esté pasando por su mente, siempre lo hace… y yo, bueno yo no puedo parar de hacerlo, ni en lo más mínimo, todo me da vuelta, esas preguntas han estado retumbando por mi mente desde aquel día.

¿Y si yo no hubiera estado ahí? ¿Qué hubiera pasado? ¿Y si en lugar de haber estado haciendo lo que hice hubiera cambiado las cosas? No sé… nunca lo sabré, porque lo que tenía que pasar, pasó en el momento preciso y no había nada que lo hubiera podido impedir…. Nada en absoluto, por más que quisiera cambiar las cosas.

Pienso en las razones que me dijo para estar feliz, por lo menos unos momentos, tal vez sean suficientes para ella… y para todos, pero para mí no lo son, puede haber miles, millones, pero nunca serán suficiente… tal vez me alegrarán un rato, o fingiré que me alegran, todas esas razones no compensan lo que he perdido, y nunca lo harán, por buenas que sean.

  • ¿Te digo una cosa?

Asiento con la cabeza, invitándola a que continué hablando.

  • Tarde o temprano lo que pasó se volverá un recuerdo, solo eso.
  • ¿Te digo una cosa?

Asiento con la cabeza, invitándola a que continué hablando.

  • Tarde o temprano lo que pasó se volverá un recuerdo, solo eso.

Los libros y las palabras no sólo comenzaron a tener algún significado, sino que lo significaban todo.

- La ladrona de libros

Sobre mi

Dereane

Mexicana, amante de la lectura y apasionada a escribir.

suscríbete

Suscribete al blog para recibir avisos sobre reseñas, tips, novedades, acceso exclusivo, no te preocupes, no recibirás spam ;)

Únete a otros 1,630 suscriptores <3

instagram
Entradas populares
Lectura actual

Lectura actual


goodreads.com
Reto 2022

2022 Reading Challenge

2022 Reading Challenge
Dereane has read 13 books toward her goal of 30 books.
hide
Dereane
Dereane
Lovatic 💙 | Lectora 📖 | Escritora ✒ Mexicana, amante de la lectura y apasionada a escribir. Soy una persona que plasma sus ideas en papel. Veo, observo y aprendo de las experiencias de la vida.
Dereane
Dereane
Lovatic 💙 | Lectora 📖 | Escritora ✒ Mexicana, amante de la lectura y apasionada a escribir. Soy una persona que plasma sus ideas en papel. Veo, observo y aprendo de las experiencias de la vida.

1 comentario en “Una razón | Relato”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *